despidiendo esencias.

Una bolsa que despide un aroma a cenizas.
Una habitación que despide su aroma a humedad.
Una alacena que despide su olor a especias y frutos secos.
Un desván que despide recuerdos.
Si todos despiden esencias…
Entonces todos le dicen adiós.
No, las esencias no volverán.
No me quedo con las esencias al vivir.
Al vivir no me quedo con nada.

Pero me aferro que recordar los olores de las cosas, y los momentos y los recuerdos que no se olvidan y las voces que no pierden su eco, así como los sabores que cada día son sustituidos por sabores más comerciales de las cosas que probamos cada día. Que nostalgia.

Y todo empezó, porque aspire el aroma de las cenizas…

Publicado por

eliasruiz

Serio, prudente para tomar decisiones, reflexivo, me gusta de disfrutar de una buena conversación a lo largo de una tarde. Me gusta aprender algo cada día. Me gusta disfrutar de la compañia de las personas que aprecio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s