¡Urge el e-gobierno!

Hace varias semanas estalló una noticia que para mi gusto es sorprendente por los matices que tiene: “Los taxistas del DF están en contra de Uber, una empresa que ofrece una aplicación de cómputo móvil que conecta personas que necesitan un taxi, con personas que tienen un vehículo y desean rentarlo para tal efecto. Los taxistas señalan que es competencia desleal porque el servicio de Uber ya compite en precios con los taxistas y prácticamente, les “roban pasaje“.

Por parte de Uber, señalan que ellos ofertan un servicio distinto de Taxi: Un servicio de renta de autobús privado con chofer privado incluido. En adición a ello, señalan que no cualquiera puede ser un chofer para Uber: Uber exige que cumpla cierto perfil de calidad para que una persona propietaria de un vehículo sea admitido como chofer privado. Es de notar que, el que los contrate Uber no significa que sean empleados de Uber, en realidad son prestadores de servicios profesionales que deben estar dados de alta en el SAT.

Para pronto, la noticia es que un grupo de taxistas en el DF busca limitar el desarrollo de Uber. El gobierno del DF está en una disyuntiva de la cual no sabe qué hacer. No quiere perjudicar a Uber, pero tampoco quiere pelearse con los taxistas. En el Estado de México, Eruviel pareció tomar partido por los taxistas, aunque sería prematuro decirlo porque hasta el momento solo fue una declaración en público.

Ante tal situación las opiniones en internet no se han hecho esperar y prácticamente la mayoría en Internet defiende a Uber (y a Cabify, otra empresa que ofrece servicios similares).

Dado que la mayoría de los usuarios de internet son muy activos en el uso de smartphones, no me sorprende el apoyo. Lo que me sorprende es que Uber y Cabify descubrieron una manera innovadora de hacer accesible un servicio que antes era caro y sólo se ofertaba a las clases de alto ingreso, lo resalto: ¡Transporte privado con chofer privado incluido! ¡Y casi al mismo precio que taxi!

¿Cómo se puede lograr esto? La respuesta la tienen las TIC por un lado, y el descubrimiento de un huequito fiscal por otro. Veamos ambos casos:

a) El poder de las TICs

Las TIC han adquirido más potencia en fechas recientes porque tópicos que tradicionalmente estaban confinados a investigación pura, hoy han empezado a ofertar productos y servicios novedosos para el ciudadano. Antes conceptos como Machine Learning, The internet of things, ubiquitous computing, y Artificial Intelligence, estaban confinados a ser investigación básica (y mucha de ella teórica). Hoy en día el poder del cómputo (GPUs + multicores),  y las TIC (wifi, wimax, gps, servicios de datos 3G o 4G, smartphones, tablets) hace que se puedan construir modelos bastante complejos y/o pesados computacionalmente que resuelvan una problemática a un ciudadano y que además está solución sea ubicua (in situ, en el lugar donde el ciudadano se encuentra). De lo que estoy hablando es que se pueden hacer soluciones tan simples como consultar precios de medicamentos en Internet o que tu celular te proponga tiendas para visitar cerca del lugar donde te encuentras ahora, considerando tus gustos (que tu cel te proponga visitar tiendas de ropa casual o deportiva, postres, artículos del hogar, bicicletas, etc.).

Regresando al tema de Uber, Todo lo anterior hizo posible una aplicación sencilla para smartphones que te ofrece en un tiempo corto un servicio de transporte privado con chofer que llega “exactamente” al lugar donde estés. Además, no necesitas usar efectivo, pues pagas electrónicamente a través de la aplicación. Por si esto fuera poco, La aplicación tiene algoritmos (en proceso de patente) que analizan el mercado, para mostrar precios de acuerdo a la oferta y demanda instantánea. Por el lado de la oferta, promueve cierto autoempleo para personas con vehículo privado en la región donde se utilice siguiendo el espíritu de un mercado libre.

Como soy computólogo de formación, no puedo más que estar a favor de la tecnología. Y soy entusiasta de la misma en buen ánimo y tengo la firme creencia de que la tecnología en general optimiza recursos, reduce la pobreza, genera valor agregado, y ofrece una mejor calidad de vida para todos. así que Uber ha creado una aplicación versatil e innovadora que oferta una solución útil para el ciudadano.

Hasta este punto de la historia, esos taxistas que se quejan de Uber, parecen los malos de la historia.

Mi estimado lector, el objetivo de este artículo es decirle que no es así. Los taxistas enfadados y frustrados por Uber, son víctimas de un error fiscal. Ellos no son los malos.

¿Quiénes son los malos pues? Aquí la segunda parte de la historia.

b) Los huecos fiscales.

Los “malos” posiblemente ya se murieron, los malos fueron unas personas bien intencionadas que hace muchísimos años dijeron que si una persona usaba su carroza para llevar a diversas personas a sus lugares destino a cambio de monedas, eranpotencialmente adinerados y “había que cobrarles un impuesto adicional“. Con ese dinero se mejoraría el empedrado de calles y se pondrían candiles para que no se viera tan oscuro de noche. La idea fue muy buena porque era cierto… ¡Pero ha pasado un siglo de eso! y ahora la misma tecnología (esa que convirtió las carrozas jaladas por caballos en autos impulsados por gasolina) ha creado aplicaciones para que cualquier persona pida un auto privado a donde guste beneficiando tanto al que quiere viajar como al que renta su vehículo para tal actividad.

Hoy en día, resulta que si tú decides usar tu coche para taxi, necesitas pagarle al gobierno unas placas “especiales para circular como taxi” y además, necesitas aprobar unos cursos extraños sobre cómo manejar, (donde lo más importante es pagar el curso, no tanto aprender) y además pagar unos “derechos y certificaciones” para habilitarte como “chofer autorizado de vehículos destinados para el transporte público dentro de las áreas urbanas y suburbanas de la localidad” (o_O!). Si por alguna razón quieres ser taxi en dos ciudades, en la mayoría de los casos “eso no es posible” a menos que quieras pagarmucho dinero por ello (doble tributación). La ganancia que obtienes de todo ello es el derecho a “DEAMBULAR” con tu taxi por la ciudad para que caces clientes que alcen la mano para llevarlos a otros lados. En ocasiones si no te va muy bien, te pueden tocar clientes mañosones que te salen con el cuento de que “pensaban que era menos la tarifa” y “solo traen lo justo”. Si la ciudad donde vives no es muy segura, como taxista a veces te pueden asaltar, ya que algunos ladrones se sospechan que traes buenos billetes por ahí escondidos (especialmente cuando ya se acaba tu turno). A esa fiscalidad se han atenido los taxis por años. No sólo en México, sino más o menos, en todo el mundo.

Si en lugar de ello, te abonas a una empresa tecnológica que te vende una solución con TIC’s que te consigue gente que paga por llevarlos a ciertos destinos, pues… la empresa y tú pagarían el IVA y el ISR correspondiente, pero no pagarías derechos ni placas ni certificaciones. Asimismo, como siempre se paga con tarjeta de crédito, tú no te llenas de efectivo adentro de tu vehículo, por tanto no eres tan atractivo para los ladronzuelos. ¡Uber descubrió como darle la vuelta al enredo fiscal de los taxis!

Conclusión: Una confusión fiscal y jurídica.

Técnicamente, taxis y “ubers” hacen lo mismo: “cobran por transportar pasajeros“, pero jurídicamente “son cosas SUMAMENTE distintas” What the hell!!! ¡El gobierno dice que son cosas que no se parecen! Según el gobierno, fiscalmente un taxi es un negocio que necesita ser limitado porque genera muchas ganancias, mientras que Uber es un negocio destinado a un sector muy pequeño que no necesita pagar placas especiales. Dicho en otras palabas, el gobierno hace años resolvió que los taxistas que levantan gente clase mediera de zonas populares, son unos seres capaces de amasar mucha fortuna, mientras que los carros privados con chofer, son “servicios escasos, caros y con poco margen de ganancia”, de modo que no vale la pena cobrarle más impuesto.

Bien pues… ¡¡La tecnología cambió la historia!!!!😀 YA NO ES ASI!!!

El gobierno fue rebasado!!! ¡El gobierno necesita actualizar sus leyes fiscales!

La pregunta que sigue es… ¿qué se debe hacer?

Con lo anterior, significa que cobrar impuestos de placas por transportar gente que no es tu familia a cambio de dinero es un negocio que no debe ser gravado con un impuesto adicional. ¿Qué se debe hacer? ¡No debería haber placas de taxi! las placas de taxi ahora violan un principio de equidad puesto que castiga a unos y deja sin tocar fiscalmente a otros. En síntesis: El impuesto es incongruente en sí mismo, y debería desaparecer.

Una nueva pregunta surge: ¿Querrá el gobierno destruir el sistema de placas de Taxi, ya no digamos en el DF, sino eventualmente en TODOS los estados? No conozco la respuesta, pero por lo pronto la tecnología está ayudando a gradualmente desmoronar el sistema antiguo.

Finalizando esta nota sugiero al amigo lector no pelearse con los taxistas, pues ellos se sienten solamente frustrados de un sistema fiscal que ya es evidente que los deja en desventaja. El problema real está en que nuestro sistema fiscal quiere seguir dictando leyes al estilo de la vieja escuela. ¿Qué pueden hacer ellos? amenazar al gobierno que se organizarán de una manera distinta en la que ya no paguen placas de taxis. Al final, presionar a los gobiernos para que desaparezcan ese impuesto.

Otras notas de interés:

Taxis y Whatsapp

En Puebla yo he visto taxis que dicen “llama al tel: 222 ###-## ##. También Whatsapp”. ¡Eso es muy bueno! quiere decir que si te urge un taxi, también lo puedes localizar con whatsapp! Bien pues Uber prácticamente le agrego plataforma exclusiva, GPS, pago electrónico y abonamiento para ofertadores y consumidores. ¡Valor agregado pues! y como agregó valor, resulta mi estimado lector que eso que han hecho se llama elevar la productividad. La tecnología es un instrumento usual para elevar la productividad.

Regularizar Vs Mercado Negro

El gobierno del DF al igual que los gobiernos de otras ciudades del mundo, no quieren perder dinero, y se inclinan más por la idea de regularizar a los ubers. ¿Pero… adivine qué! las reglas del libre mercado son simples: Si un gobierno regulariza Uber, eventualmente surgirá un mercado negro con ayuda de la misma tecnología. En el pasado eran los taxis piratas. Ahora la tecnología los puede volver aún más sigilosos.

Del pasado al presente con las TIC’s

El mejor recuerdo que tengo de porque el cobro a taxis es “raro fiscalmente hablando” es el siguiente: En muchos lugares es usual que cuando dos vecinos van al trabajo al mismo lugar, se van en el mismo auto y a veces, uno de ellos le coopera con gasolina a otro. Aquí nunca se carga una fiscalidad por rentar tu vehículo. ¿Por qué? La respuesta que daba el gobierno era fácil: “es que ellos no van por la calle ofertando su servicio a todo el mundo“. Uber con tecnología, cambió las reglas del juego. Y si la tecnología cambió las reglas, ahora le toca al gobierno actualizarse sabiamente. Si lo hace en la dirección correcta, seguirá fomentando la productividad y el mejoramiento de los servicios de transporte. Si se equivoca, obtendrá servicios caros, escasez de oferta, mala calidad y ciudades poco atractivas para la inversión.

El futuro probable

Hoy en día Uber de todas formas oferta su servicio con autos seminuevos y destinados a un segmento alto de poder adquisitivo. No obstante, sus precios ya son similares a taxis. Es cuestión de tiempo para que exista una nueva compañía similar a Uber que oferte los mismos servicios con autos más económicos y de mayor uso. Hacerlo seguramente forzará a una mayor competencia y obligará a bajar los precios de los taxis rápidamente. Si el gobierno no da igualdad de condiciones a los taxistas que ahora pagan placas que superan los 100 mil pesos, el efecto puede ser sumamente perverso: marchas de frustración de éstos últimos en contra del gobierno provocando caos en la ciudad. Recuerde que un grupo organizado de automovilistas puede poner en jaque una ciudad rápidamente. Esperemos que esto no suceda.

Opinión sobre tenencia y pequeñas sugerencias

La idea de Calderón de quitar la tenencia vehicular, fue políticamente populista y fiscalmente equivocada. Tuvo a cambio que entregar cuantiosos recursos a los gobernadores estatales para conseguirlo. No sirvió de nada: No se ahorró, no promovió el cuidado de las finanzas públicas estatales, no se mejoró el transporte público, y no se libero fiscalmente a los más pobres, por el contrario, se liberó fiscalmente a un segmento que en general, no es pobre (los conductores de vehículos por regla, nunca están en extrema pobreza). Como regalo de consolación, al menos eliminar la tenencia desahogó un sector de clase media pudiente que utiliza vehículo pero que en fechas recientes, se mermó su poder adquisitivo.

Entrando en recomendación sugiero lo siguiente:

  1. Debe haber “etiquetado de impuestos federales”, para garantizar cierta transferencia a los gobiernos estatales y municipales. En México, los estados y municipios tienen escaso poder de cobro de impuestos, dependen en su mayoría de la federación.
  2. Fomentar los impuestos verdes: Impuestos al daño ecológico.
  3. Los gobiernos estatales deben aprender a conducirse con menos recursos.
  4. Reducir la miscelánea fiscal para simplificar el pago de impuestos aún más.

Otras notas extras

Por otra parte, deseo aclarar algunos aspectos que por desconocimiento, muchas personas opinan sin antes entender el problema. Esto no ayuda, pues están generando confusión y polarización sin dar soluciones al problema.

Numero aquí los comentarios errados que más o menos he observado en internet:

1. “Esta marcha habla de lo corrupto que es nuestro país, en otros países todos jalarían parejo, y se esforzarían por sanamente competir”.

Hechos: Pues no es cierto mi querido lector. Precisamente, donde Uber ha tenidomuchísimos problemas, es en Europa, Canada, Nueva Zelanda y varias ciudades de Estados Unidos. De plano en Holanda el servicio está suspendido. En nueva Zelanda las multas son carísimas para quien quiera aventarse a ser chofer de Uber. En México eso no sucede aún, y dudo que suceda. México, es mucho más liberal en lo económico, pero con un sistema tributario que combina ideas viejas y nuevas, generando una inequidad rara: a veces subsidia a ricos y en otras ¡carga tributariamente en exceso a pobres! En fin, son herencias de un sistema del estado de benefactor que se desmanteló al trancazo.

2. El gobierno quiere fregar a Uber, no se sacia del dinero que recibe.

Hechos: En realidad el problema es más complicado. Uber venía funcionando tranquilamente en México desde hace algo de tiempo. Pero la queja provino de los taxistas. y provino de ellos porque los taxistas pagan “placas de Taxi” y pagan una serie de reglamentaciones que se les piden, las cuales no son baratas. Se dieron cuenta de pronto, que Uber, “un servicio de transporte privado con chofer particular” empezaba a tener más mercado e incluso tener tarifas similares. Ahí reventó la situación: Los taxistas concluyen que “pueden” ofertar tarifas más baratas porque los choferes de Uber “no” pagan las placas de taxi.

3. Los taxistas son unos huevones que se pongan a trabajar y en su lugar que aprendan a competir.

Creo que esto queda explicado en mis líneas anteriores. Los taxistas mas bien debenpasar a un régimen en el que ya no paguen el alto impuesto que hoy pagan. Que paguen ISR e IVA. El sentimiento que tienen en de frustración y enojo. Es algo distinto.

Pronóstico personal.

Para mi esta noticia es muy importante porque genera un debate que antes no existía, y además sugiere que a mediano plazo, las tecnologías de información estarán cambiando la forma de hacer negocios y en general del funcionamiento de la economía global.

¿Me pregunto cuántos más problemas económicos resolverá la tecnología?

Creo fervientemente, en un sistema económico con gran libertad para elegir, pero con un estado regente que cuide las asimetrías y fomente la generación de valor y de tecnología. No hacerlo así nos dejará en desventaja frente al resto de las naciones. Si nos comparamos contra todas las naciones, sorprendentemente No lo estamos haciendo tan mal visto como sociedad mexicana. Pero hay muchos errores en nuestro sistema fiscal, político y social que desafortunadamente, no han sido resueltos en los últimos años. El resultado es un país que en fechas recientes, crece poco, tiene un estado poco eficiente y que desperdicia mucho talento universitario en trabajos de menor productividad con salarios bajos. De todas formas, la tecnología seguirá aportando mucho para resolver nuestros problemas.

Cosas en que la tecnología puede ayudar (o ya lo está haciendo):

Transparencia en elecciones: Voto electrónico dual- (electrónico más conteo en papel).

Flexibilización universitaria: Que puedas escoger materias para generar una carrera a tu gusto.

Flexibilización laboral: Trabajos desde casa o desde otras partes del mundo.

Portabilidad de tus cotizaciones de seguro y créditos: Tus trabajos se almacenan en un historial único que te haría no perder tus puntos de vivienda.

Minería de datos para descubrir patrones educativos y de salud por zonas geográficas.

Análisis de oferta y demanda para tener un gobierno más eficiente.

Seguridad hecha por sistemas automáticos de video vigilancia.

Uso de ingeniería genética en alimentos.

Programas para el fomento de investigación en energía.

Y la lista es mucho mayor que este esbozo.

México es un país con enorme potencial. La respuesta la tienen los jóvenes y la tecnología. La tecnología es capaz de proveer productividad, combatir corrupción y generar una nueva sociedad del conocimiento. Podemos aprovecharlo o podemos dejarlo. Optemos por lo primero.

Elías Ruiz.

Publicado por

eliasruiz

Serio, prudente para tomar decisiones, reflexivo, me gusta de disfrutar de una buena conversación a lo largo de una tarde. Me gusta aprender algo cada día. Me gusta disfrutar de la compañia de las personas que aprecio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s